Los años han pasado y nuestra tierra ya no es la misma, a lo largo de los años ha ido cambiando la pureza de nuestros suelos, y la tradicional práctica de siembra ha llegado a un punto crítico, en el que cada vez es menos rentable para los productores.

La tierra, después de ser cultivada debe dejarse descansar para que se regenere adecuadamente, este tiempo representa pérdidas para los agricultores, por esto, cada vez es más común que los productores migren al cultivo en contenedores con sustrato, ya que, además de generar mejores resultados, evita que los cultivos sean expuestos a agentes externos, como patógenos, bacterias y animales y el mal clima.

El cultivo en contenedores, además de evitar la exposición a dichos agentes, ayuda a desarrollar el máximo potencial y evitar pérdidas ocasionadas por enfermedades o plagas, permitiendo un mejor control individual por planta y evitando propagaciones que pongan en riesgo el cultivo.

Es por esto que la tendencia actual del mercado es migrar el cultivo tradicional a la agricultura sin suelo.

¿Por qué agricultura sin suelo?

Desde la inocuidad del cultivo hasta mayores rendimientos en la producción, estos son los principales beneficios de la agricultura sin suelo:

  • Los cultivos en contenedores tienen un alto rendimiento en producción y mejor manejo en el control de plagas, ya que el control de las plantas se hace de manera individual en lugar de siembra en conjunto sobre suelo.

    El cultivo sin suelo permite tener un control individual por planta. Esto implica poder medir todo tipo de información planta por planta, desde posibles contagios por factores externos, enfermedades o plagas, hasta la medición de nutrientes y absorción de estos.

    Mejor manejo en riego: La planta recibe solamente la cantidad de agua que necesita, lo que hace más eficiente la absorción de nutrientes, generando ahorro en ambos.
  • Aprovechamiento de terrenos: Otro beneficio importante la agricultura sin suelo, es el aprovechamiento de terrenos incluso cuando la tierra no es apta para cultivos, dando al productor un mayor alcance en su operación.

Hoy en día existen varias formas de lograr cultivos sin suelo. Las dos soluciones más comunes son Bolsa y Maceta, también conocido como contenedores. En el caso de las macetas, podemos encontrar soluciones las cuales cuentan con diseños especializados que ofrecen mejor manejo del cultivo planta por planta y ayuda a obtener plantas más grandes, más sanas y por ende, mayores rendimientos en producción.

La agricultura sin suelo, permite desarrollar mejores proyectos, aprovechando al máximo las bondades de los diferentes mezclas y sustratos que están en contacto con el cultivo o planta, dando un mejor resultado en todos aspectos, generando ahorros y maximizando producción. Sin duda alguna, la Agricultura sin suelo es una de las corrientes Agrotecnológicas más importantes a nivel mundial.

Perdamos el miedo al cambio, la agricultura sin suelo es la solución del presente y el futuro de la agricultura.