Publicado el Dejar un comentario

Situación actual de la logística internacional

Dos años de pandemia. A estas alturas estamos muy conscientes de que la enfermedad es tan sólo uno de los problemas que se han acentuado con esta crisis: la escasez de mano de obra, el alza en los precios de los insumos y los problemas logísticos han traído más desestabilización de la que todavía a principios de 2021 se pronosticaba.

En los últimos meses, hemos sido testigos de los cuellos de botella que han afectado las cadenas de suministro y que han llevado a incrementos de hasta el 900% en costos de transportación, provocando retrasos en toda la cadena mundial de suministro y un gran dolor de cabeza para muchas industrias, entre ellas, por supuesto, la agrícola.

Y no es para menos, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en la actualidad, se estima que el 90% de los bienes del mundo se transportan por mar, y el 60% de ellos, incluidas prácticamente todas las frutas, los aparatos y los electrodomésticos importados, se mueven en estos contenedores de acero. En total, según Statista, alrededor de $14 billones de bienes del mundo son llevados de esta forma.

COSTOS POR LAS NUBES

Después de dos años, los precios de los fletes marítimos están completamente irreconocibles y a estas alturas del partido estamos conscientes de que la situación está lejos de terminar.

ÍNDICE GLOBAL DE COSTOS DE FLETES DE JULIO 2019 A DICIEMBRE 2021 (USD)

*El índice representa una tarifa de mercado para el flete de cualquier ruta de envío para un contenedor de 40′.
*El índice se basa en datos comerciales agregados y anónimos en tiempo real de transportistas de carga globales, transitarios y cargadores que utilizan la plataforma de administración de tarifas de carga WebCargo by Freightos.
*Los valores son un promedio de los cinco días hábiles de la última semana completa de cada mes.

Y si somos más específicos, de acuerdo con Bloomberg, el costo de un contenedor de 40 pies a Estados Unidos desde Asia superó los USD $20,000 en 2021, frente a menos de USD $2,000 antes de la pandemia, incluso cuando inició la crisis sanitaria en 2020 estaba en USD $4,000, (este año su precio ha rondado los US $14,000).

Las cosas han estado igual para nuestro país: de acuerdo con la Secretaría de Marina (SEMAR) en enero de 2020, cuando se daban los primeros contagios de Covid-19, el traslado de un contenedor de 40 pies desde los puertos chinos de Shanghai, Ningbo, Yantian, Xiamen, Qingdao o Hong Kong a Lázaro Cárdenas costaban sólo USD $2,002 por contenedor.

Mientras que en octubre de 2021, el traslado de los fletes en contenedor de 40 pies llegó  a costar más de 14,265 dólares entre China y México.

¿QUÉ SIGUE?

La comparativa es evidente y, lamentablemente, este 2022 pinta un panorama similar, incluso la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) adelantó hace unas semanas que las alzas en los valores podrían extenderse durante 24 meses más.

La gran demanda y el auge de los negocios ejercen cada vez más presión sobre los trabajadores de la tecnología y la industria alimentaria. Y aunque el gobierno de Estados Unidos ya mostró preocupación por los riesgos que implica tener las cadenas de suministro de sectores estratégicos lejos de su mercado, nos toca lidiar por ahora con la situación actual con China.

Si bien es cierto que no podemos controlar este tipo de factores externos, sí hay acciones que están en nuestras manos y que podemos implementar para sortearlos, estas recomendaciones de Rabobank nos pueden ayudar con ello:

  • Planificación anticipada 
  • Optimización de nuestros procesos operativos
  • Asegurar los contenedores con contratos para evitar fluctuaciones significativas de precios
  • Transparencia en la cadena de suministro
  • Dar un valor agregado a nuestros productos para compensar el posible aumento en los costos a nuestros clientes

Nos toca encargarnos de que estos pasados meses de complicaciones en la industria logística los tomemos como aprendizaje porque estos próximos dos años se vislumbran muy similares a los anteriores y la flexibilidad y adaptabilidad serán clave para manejar las situaciones que se nos presenten tanto con clientes como con proveedores.

¡Los retos siempre representan nuevas oportunidades!

About the author: Erandy Rizo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.